Jaleo Flamenco

Uno de los aspectos más llamativos de la escena flamenca son esos gestos y exclamaciones que acompañan el canto, la guitarra o el baile. ¿Quien no ha escuchado la famosa interjección «Ole!» en su vida? Si está buscando una definición técnica sobre lo que es el Jaleo Flamenco, notará que es sinónimo de confusión, haciendo referencia directa a un entorno animado y ruidoso. Esta definición no está lejos de lo que es el flamenco. Y no es de extrañar, ya que el flamenco es gracia, estilo, pasión, pero sobre todo es una forma de arte totalmente cargada de energía que utiliza varias formas para expresarlo.

Bailora de flamenco en Gran Gala Flamenco en el Palau de la Música Catalana
Bailora de flamenco en Gran Gala Flamenco en el Palau de la Música Catalana

Este término tiene dos usos en el flamenco. En primer lugar, y como mencionamos al principio, el «jaleo» flamenco se refiere a las exclamaciones de euforia que alientan el baile flamenco; pero también representa un género que tuvo un papel principal en el siglo XIX y que introdujo muchos elementos musicales en el universo de las «bulerías» y la «soleá», este género es el baile del Jaleo.

Parece que el Jaleo, como género, es originario de Jerez de la Frontera, a través del cual se ofrecían actuaciones con aroma andaluz. Con el paso del tiempo, fue disolviéndose y perdiendo fuerza, hasta que, a principios del siglo XX comenzó a llamarse «bulerías» o «chuflas». Para muchos, el clamor del flamenco, sin duda, es un claro predecesor de la «soleá» y de muchos de sus derivados que cayeron en desuso una vez que cristalizaron los estilos relativos, pero gracias a los gitanos extremeños, principalmente, volvieron a la vida.

¡OLÉ! Barcelona y Flamenco
¡OLÉ! Barcelona y Flamenco

Actualmente el término «jaleo flamenco» se refiere a una especie de jotilla o fandango cantada en la cadencia andaluza e incluye todas esas expresiones que exclaman a los artistas flamencos durante el espectáculo. Pero no son simples gritos realizados por casualidad, estas exclamaciones deben realizarse en la métrica, una métrica realizada de manera «insistente» que se distancia del de las bulerías y está más cerca del ritmo de la soleá, que debe adherirse al ritmo de todos los generos para no romper la magia que debe transmitir cualquier interpretación flamenca.

Bailora de flamenco en Gran Gala Flamenco en el Palau de la Música Catalana
Bailora de flamenco en Gran Gala Flamenco en el Palau de la Música Catalana

El «jaleo flamenco» es otra forma que se puede encontrar en el flamenco, que trata de revivirse con gestos, expresiones sonoras y aplausos a los bailarines. Es una forma muy artística de estimular la energía que se presenta dentro del flamenco y con la que el público también puede sentirse identificado. Para los amantes del flamenco, la energía de esto se expande, se extiende y es como una llama que debe alimentarse y que abraza a todos los presentes. Es por eso por lo que esta expresión de arte es tan preciosa para sus seguidores. El clamor es la forma en que se enciende la llama de la música y la danza, una llama ha estado y permanecerá presente por mucho más tiempo. «Ole!»